Conoce las actividades Mindfulness para niños

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑON
Índice
  1. Actividades mindfulness para niños
  2. Beneficios de la atención plena
  3. La atención plena se puede entrenar
    1. Preguntas
    2. Comenzar el día con la meditación
    3. Apreciar las cosas ordinarias
    4. Meditación con piedras: actividades mindfulness para niños
    5. Respiración
    6. El ejercicio de la campana
    7. El vientre de globo
    8. La historia de la hormiguita que viaja por tu cuerpo
    9. El ejercicio de espagueti
    10. Abre tu corazón para reducir las tensiones
    11. ¿Cómo es el clima dentro de ti?
    12. Mindfulness en la naturaleza
    13. Coloración consciente para niños
    14. Expresar gratitud a diario
    15. Música feliz y triste
    16. Comer consciente
    17. Escaneo corporal
    18. Yoga consciente
    19. Sentarse quieto como una rana
    20. Mindfulness para niños en silencio
    21. Visualización en cascada
    22. Otras actividades mindfulness para niños

Las actividades¿Qué tan bienvenido es que los niños desarrollen cualidades como la tolerancia, la atención, la paciencia, la concentración y la bondad? Los beneficios son grandiosos. Las actividades mindfulness para niños permiten que se enfrenten mejor a las diferentes circunstancias de sus vidas.

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑOS

Actividades mindfulness para niños

Las actividades Mindfulness para niños básicamente no significa nada más que atención. Por el momento, por todo lo que hay, sin querer cambiarlo. Pero eso puede ser difícil, especialmente cuando no lo estamos haciendo bien. Entonces, los pensamientos (negativos) llevan una vida propia, estamos atrapados en el pasado o divagando hacia el futuro, masticando eventos que posiblemente podrían suceder algún día. Y luego reprocharnos que volvamos a cavilar demasiado.

Los pensamientos y sentimientos van y vienen. Es muy natural. Solo entramos en el notorio carrusel cuando bloqueamos mentalmente algo o lo evaluamos (demasiado) fuertemente. A menudo, no son las cosas reales las que desencadenan ciertas emociones en nosotros, sino lo que pensamos sobre estas cosas. Al atreverse a permitir que sucedan cosas desagradables sin evaluar, meditar o distraerse, el nivel de estrés desciende. La meditación ayuda mucho en tales situaciones

Incluso con los niños, todo se vuelve loco en sus cabezas. El estrés y la presión para desempeñarse empeoran las cosas. En principio, pensar no es malo. Al contrario: incluso puede desencadenar sentimientos de felicidad, por ejemplo cuando resolvemos un problema, hacemos feliz a alguien o aprendemos cosas nuevas.

La atención plena (mindfulness) es natural en los seres humanos, pero solo podemos practicarla durante unos segundos. Afortunadamente, con un poco de práctica, podemos mejorar rápidamente. El gran interés de esta práctica es poder volver al momento presente y no dejarnos abrumar por nuestras emociones (tristeza, enfado, miedo) o nuestros pensamientos parasitarios (dudas, autodesprecio, preocupaciones, etc.).

Al mismo tiempo, nos brinda la posibilidad de sublimar las experiencias placenteras enfocándonos en las emociones positivas. Nos convertimos en un agudo observador de lo que sucede dentro y fuera y generamos recuerdos saludables que alimentan los procesos inconscientes.

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑOS

La práctica Actividades mindfulness para niños de manera regular fortalecerá la autoestima, la capacidad de concentración, desarrollará la empatía o incluso la inteligencia emocional, bajará el nivel de estrés (el estrés crea mucho daño al nivel de las neuronas).

Los niños son los campeones de la atención plena. Basta con observarlos aventurarse camino a la escuela: todas las excusas son buenas para detenerse, mirar y asombrarse por el paso de un gato, la forma de una nube o la forma de una grieta en una pared. Esta forma de moverse, al acecho de todo, y que tendemos a frenar por nuestra prisa por llegar a tiempo a nuestro destino, es pura y simplemente mindfulness.

Pero a medida que se acumulan preocupaciones y responsabilidades, este arte de vivir tiende a desvanecerse. Afortunadamente, podemos cultivar este estado de atención plena frente al mundo, con la ayuda de pequeños y sencillos ejercicios diarios. Para practicar actividades mindfulness para niños, jóvenes, adultos e incluso muy mayores.

Beneficios de la atención plena

Cuando se enseña correctamente, la atención plena puede mejorar la salud física, social, psicológica y mental, así como el bienestar de niños y adolescentes. La atención plena puede disminuir la depresión, el estrés, la ansiedad, la capacidad de respuesta y los comportamientos difíciles. Puede mejorar el bienestar y promover la calma, la relajación y el sueño. Fortalece la capacidad de lidiar con las emociones, así como la autoconciencia y la empatía.

Las actividades mindfulness para niños también tienen un claro impacto en los resultados académicos, promueven los procesos de aprendizaje al contribuir al desarrollo de habilidades cognitivas. Parece ayudar porque les permiten a los niños estar más atentos, más concentrados, pensar de maneras más innovadoras, usar sus conocimientos de manera más efectiva, mejorar su memoria de trabajo y fortalecer sus habilidades de aprendizaje, planificación, resolución de problemas y razonamiento.

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑOS

Rick Hanson, autor del famoso libro “El cerebro de Buda” nos explica que la práctica regular de la atención plena permite:

  • Espesar las capas corticales en las regiones del cerebro que controlan la atención.
  • Aumentar las conexiones neuronales en la ínsula, una región del cerebro asociada con la autoconciencia y la empatía.
  • Estimular la activación relativa de la corteza prefrontal izquierda que ayuda a controlar y reducir las emociones negativas.
  • Para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Reducir el impacto del dolor.

La atención plena se puede entrenar

Las actividades mindfulness para niños ayudan con esto. Apoyan a padres e hijos a convertirse en dueños de su propio mundo de pensamientos, a sentir el cuerpo, los sentidos, las necesidades y los sentimientos, a dejar pasar el estrés. Sin embargo, vivir la vida con más atención requiere cierta continuidad y práctica (ahora hay entrenadores de atención plena por una razón). Cuanto más tiempo los padres y los niños permanezcan en la actividad, más éxito se notará.

Aquí encontrarás algunos ejemplos de estas actividades mindfulness para niños que se utilizan en la práctica, son fáciles de modificar para cualquier edad, aumentar la dificultad y hacer un seguimiento del progreso, asegúrate de hacer esto, hoy dale a tu hijo una forma de uno de los métodos y guarda el resultado, compara lo que sucederá en una semana de actividades regulares.

Preguntas

Una serie de preguntas puede ayudar en las actividades mindfulness para niños durante el día. Gradualmente se apropiará de ellos:

  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿En qué parte de su cuerpo siente una sensación?
  • ¿Qué pensamiento o imagen crees que desencadenó esta emoción?
  • ¿Has notado la forma y textura de esta uva? ¿A qué crees que sabe?
  • ¿Es consciente de que está respirando? ¿Tu respiración es profunda?
  • ¿Qué pasa si contamos el número de inhalaciones y respiraciones que tomamos en un minuto?
  • ¿Has notado lo mucho que pueden hacer tus manos?
  • Si cierras los ojos, ¿qué oyes? ¿Sientes el viento acariciando tu piel?
  • ¿Sientes que el aire entra por tus fosas nasales y llena tus pulmones? ¿Te hace cosquillas en la punta de la nariz?
  • El peso de tu cuerpo descansa sobre tus dos pies apoyados en el suelo, ¿te das cuenta?

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑOS

Comenzar el día con la meditación

Los niños y los padres pueden empezar el día con una buena dosis de mindfulness. Simplemente tómate unos minutos para hacer esto, idealmente inmediatamente después de despertarte, recuéstate allí con los ojos abiertos. Inhala y exhala profundamente varias veces conscientemente.

Cierra los ojos y concéntrate en el cuerpo y el estado de ánimo, escucha: la mejor manera de hacer esto es escanear a través del cuerpo una vez, de la cabeza a los pies, y notar cómo se siente el cuerpo, qué pensamientos están circulando.

El énfasis está en la percepción: este breve ejercicio de meditación y atención plena te trata de entrenar para no quedarte atascado con un sentimiento o un pensamiento, sino más bien para dejar pasar las cosas desagradables sin prepararte contra ellas con enojo, es parte del mindfulness para niños

Puede hacer esto al darte cuenta de que te estás "atascando" y luego prestando atención a la siguiente parte del cuerpo o simplemente a respirar nuevamente. Quizás al soltarlo te ayude a decirte a ti mismo: "Oh, está bien, este es un pensamiento que me preocupa".

Apreciar las cosas ordinarias

Las actividades mindfulness para niños siempre son una opción, ya sea cepillarse los dientes, desayunar, de camino a la escuela o mientras esperan el autobús. ¿Cómo se siente el cepillo de dientes en la boca? ¿Qué tipo de ruidos está haciendo? ¿La pasta de dientes está fría o caliente? Centrarse completamente en una cosa, lo opuesto a la multitarea, es la clave para ser más consciente. Nuestro cerebro apaga todo el ajetreo que nos rodea y se concentra. ¡Eso se siente bien!

ACTIVIDADES MINDFULNESS PARA NIÑOS

Es una gran experiencia, especialmente cuando se trata de comer: con demasiada frecuencia comemos rápido y sin disfrutar. Anímate tú y a tus hijos a comer muy despacio y a describir exactamente los diferentes sabores y cómo se sienten.

En el camino hacia y desde la escuela o en una caminata: ¿Cómo se siente el camino bajo mis pies? ¿Cuántos pasos doy por respiración? ¿Qué hacen mis brazos al caminar? Alternativamente, niños y mayores pueden concentrarse activamente en su entorno y buscar cosas hermosas o extrañas. Seguro que descubrirás pequeños detalles que nunca antes habías notado. Lo mismo se aplica aquí: sentir, oler, escuchar.

Consejo: Durante estas actividades mindfulness para niños, puede ayudarte a ti y a tu hijo a tomar "notas mentales" formulando lo que están descubriendo actualmente, o imaginando que la cabeza es una cámara y los ojos están tomando fotografías de sus impresiones más queridas.

Meditación con piedras: actividades mindfulness para niños

Este ejercicio no es tan loco como podría parecer. Coleccionar piedras es un gran pasatiempo de muchas personas grandes y pequeñas de todos modos. Aprovechamos esto aquí: la próxima vez que camines, el lema es: recoge piedras: pequeñas, grandes y de cualquier color. De regreso a casa, los niños pueden elegir una piedra, encontrar un lugar tranquilo y acogedor y examinar la piedra con todos sus sentidos.

¿De qué color es la piedra? ¿Cómo se ve su superficie y cómo se siente? ¿Cómo huele la piedra? ¿Qué tipo de ruidos puedo hacer con ella? Es mejor cerrar los ojos también, eso agudiza los otros sentidos. En el siguiente paso, los más pequeños pueden inventar una historia sobre la piedra. ¿De dónde viene ella? ¿Qué ha experimentado ya? Y te embarcas en un viaje de fantasía.

La meditación con piedras es un gran ejercicio de atención plena de mindfulness para los niños porque es muy tangible. Los niños tienen un objeto en el que concentrarse. Algunos niños encuentran esto más fácil que el ejercicio de meditación, por ejemplo. Además, padres e hijos pueden hacer este ejercicio juntos, ideal para principiantes en mindfulness.

Respiración

La respiración es una herramienta popular en las actividades mindfulness para niños. Después de todo, siempre está ahí y fluye a través de nosotros. Durante un ejercicio de respiración, se presta mucha atención al curso de la respiración a través del cuerpo. Puedes sentir el tirón a través de las fosas nasales, el ensanchamiento del pecho y la curvatura de la pared abdominal.

No es importante respirar profundamente. La respiración debe permanecer exactamente como es naturalmente. Solo mira, no cambies. Los padres y los niños deben permitirse al menos cinco minutos para este ejercicio de atención plena. Si lo deseas, por supuesto, puedes alargarlo. Un despertador te ayuda a soltar, para que no parpadees todo el tiempo.

Con este ejercicio para una mayor atención plena, los niños y los padres deberían poder relajarse por completo, sin molestias. Quizás tu hijo pueda colgar una nota en la puerta de su habitación o pueda encontrar otro lugar tranquilo que tenga solo para él.

El ejercicio de la campana

Esta es una de las formas más obvias para que un niño concentre su atención: concentrarse en lo que escuchan. Antes de salir a la escuela para enfrentar el día con serenidad, al comienzo de una comida que estamos a punto de compartir, cuando toda la familia se reúne al final del día, podemos tocar una campana o vibrar desde un tazón cantador (tazón tibetano) o una aplicación de teléfono inteligente. Objetivo del ejercicio: concentrarse en el sonido emitido durante el mayor tiempo posible.

El vientre de globo

La mejor manera para que un niño pequeño, y algunos adultos, se concentren en su respiración es concentrarse en el movimiento de su barriga. Cuando llegue el momento de recuperar la compostura (antes de acostarse, o en cualquier otro momento del día), los más pequeños agradecerán que se coloquen en el estómago un pequeño peluche de su elección.

Acostados, pueden ver cómo el personaje sube y baja mientras inhala y exhala. Para involucrar al niño aún más fácilmente, podemos explicarle que el peluche necesita descansar aquí y que el movimiento de la barriga permite acunarlo. Cuanto más natural sea la respiración, más suave será el movimiento. Un ejercicio que a muchos niños les gustará hacer solos cuando encuentren, como su peluche, la necesidad de calmarse.

La historia de la hormiguita que viaja por tu cuerpo

Para este ejercicio, se acostará sobre un colchón o colchoneta. La historia de la hormiguita permite entrenar en sentir y comprender las sensaciones que envía el cuerpo. A los niños se les contará la historia de la pequeña hormiga en voz alta, hablando despacio y enfatizando los detalles:

Érase una vez, una pequeña hormiga perdida en el jardín que trepa por el dedo gordo del pie izquierdo y luego continúa por el segundo dedo. Se cae y sube en el tercer dedo del pie, continúa en el cuarto dedo y termina en el pequeño. Aterriza y se sube al dedo gordo del pie derecho y luego continúa con el segundo dedo. Se cae y vuelve a subir en el tercer dedo del pie derecho, continúa en el cuarto dedo y termina en el pequeño.

Finalmente encuentra el tobillo y puede avanzar de nuevo. Progresa por la pierna y va desde la espinilla hasta la pantorrilla y luego desde la pantorrilla hasta la espinilla. Ella sube por la rodilla y avanza a lo largo del muslo y luego teje a lo largo de la cadera. ¡Hace más calor allí, se dijo a sí misma! Seguimos con el estómago, brazos, cuello, barbilla… Al final de este ejercicio (que puede durar de 2 a 5 minutos), los niños se sienten relajados.

El ejercicio de espagueti

En este ejercicio, se trata de imitar los espaguetis tanto en su rigidez de precocción como en su flexibilidad de postcocción. Los niños se entretienen mucho con la imagen. Por experiencia, les encanta seguir esta práctica. Es un ejercicio que favorece la relajación muscular y nerviosa en pocos minutos y también puede ser practicado por toda la familia cuando surge la necesidad y en particular antes de conciliar el sueño, para liberar tensiones.

Invitamos al niño a contraer, con todas sus fuerzas, cada parte de su cuerpo, conteniendo la respiración (lo que suele hacerse de forma natural cuando se busca una fuerte contracción muscular). Después de unos segundos, liberamos la tensión soplando suavemente.

Podemos empezar por el rostro ("Cierra los ojos muy fuerte, como si tuvieras el sol en los ojos y contrae todos los músculos del rostro, relájate con un suspiro"), luego las manos ("Aprieta los puños lo más fuerte posible"), las piernas ("Contrae los dedos de los pies y aprieta las rodillas juntas).

Abre tu corazón para reducir las tensiones

Este ejercicio está dirigido a niños que recién comienzan o que ya saben nombrar sus emociones: la idea, hacer un pequeño “informe meteorológico interior”. Se puede hacer en cualquier momento del día y es particularmente interesante cuando el niño se siente triste, enojado, frustrado.Se le pide que se siente cómodamente y exprese sus sentimientos.

¿Cómo se siente él? ¿Qué causa este sentimiento como pensamientos? ¿Quiere gritar? ¿Llorar? ¿Cómo se siente en su cuerpo en este momento? ¿Tiene dolor en alguna parte? ¿Están sus manos contraídas? ¿Su respiración es rápida o lenta? ¿Regular o cecina? Cuanto más crece el niño y se familiariza con este ejercicio, más podemos refinar el análisis. El simple hecho de concienciarlos y verbalizarlos permite atenuar las emociones negativas.

¿Cómo es el clima dentro de ti?

Se puede invitar a los niños (a partir de 4/5 años) a sentarse en el suelo con las piernas cruzadas con un cojín debajo o, si lo prefieren, a sentarse en una silla recta. Una vez instalado correctamente, podemos preguntarles cómo es el clima dentro de ellos e invitarlos a que describan lo que sienten en sus cuerpos. Podemos ayudarles a especificar si es necesario: ¿está tranquilo? ¿Es la tormenta en tu vientre? ¿Hay nubes en tu cabeza?

A los niños se les dirá que tienen derecho a sentirse así, que esto es bueno, que estas sensaciones están presentes ahora, que así es como se sienten ahora. El sentimiento físico es importante para conectarse con uno mismo. Con este pequeño ejercicio, los niños pueden estar presentes en lo que están experimentando, segundo tras segundo, sin juzgar. Hacer ejercicio en el clima puede convertirse en un hábito, un momento para reunirse, varias veces al día.

Deja que el informe meteorológico aparezca como se adapte a su forma de sentir en este momento. No tienes que cambiar nada. El clima es agradable y está completamente bien tal como está. Así que puedes dejarlo exactamente como está. Tampoco podemos cambiar el clima exterior. Los estados de ánimo cambian por sí mismos.

Mindfulness en la naturaleza

Estar al aire libre siempre es bueno para todos los niños. Experimentan las diferentes condiciones climáticas, pueden perder su energía, respirar el aire saludable de la naturaleza, etc. Los niños muy sensibles, en particular, se beneficiarán enormemente de ella. Camina con su hijo por el bosque, el parque o algún otro lugar de la naturaleza. Acepta no hablar, sino mirar. Si ahora caminan de la misma manera juntos, se turnan para mencionar algo que les llamó la atención.

Coloración consciente para niños

Colorear y ser tan creativo requiere concentración. Tu hijo no pensará en nada más durante un tiempo. Es por eso que colorear funciona como una forma de atención plena. Pon algo de música tranquila. Se vuelve aún mejor si tu, como padre, te sientas por un tiempo y también comienzas a colorear. También hay libros para colorear para adultos.

Expresar gratitud a diario

El ejercicio en interiores no es solo para situaciones de crisis y emociones negativas. Al contrario, es interesante hacer un balance de sus sentimientos y pensamientos cuando todo va bien. Estableciendo un ritual en torno a la gratitud, por ejemplo.

De forma oral o mediante dibujos y palabras, dependiendo de la sensibilidad de cada uno, podemos tomarnos el tiempo todos los días para hablar sobre los hechos, las personas, los momentos que nos hicieron sentir felices. Una forma de anclar en todos los pequeños y grandes momentos de felicidad del día a día. Y aprende a saborearlos aún más plenamente.

Este ejercicio también pretende reflexionar sobre el pasado en los momentos oportunos destinados a tal fin. Acuerda con el niño que enumere tres cosas cada mañana por las que esté agradecido. Como resultado, vemos cada vez más las cosas bellas de la vida.

Música feliz y triste

Ten preparada una lista de reproducción con, alternativamente, canciones felices y luego tristes. Entonces alternas canciones felices con canciones tristes. Ve si tu hijo puede señalar lo que cree que le hace feliz o triste; como el tempo, el volumen o el tono de las notas. Termina la mezcla cuando su hijo esté disfrutando. Este es un gran ejercicio para hacer durante un momento de tranquilidad. O como un momento para relajarse antes de irse a dormir.

Comer consciente

Lo que más se oye y se ve cada vez más es que los niños están desayunando frente al televisor. ¿Cómo pueden los niños experimentar lo que comen y saborear realmente lo que se llevan a la boca? ¡Así que come en la mesa, con atención a la comida! Dale un mordisco al pan, mastícalo bien y trágalo. ¿Qué sentiste? Toma un sorbo de leche fría. ¿Cómo se sintió eso? La comida tiene diferentes estructuras, déjalos experimentar esto.

Escaneo corporal

La meditación es una forma de atención plena y, sobre todo, una forma de relajarse. Un ejercicio de exploración corporal se centra específicamente en el cuerpo y ayuda a sentirse muy consciente. Haz que su hijo se acueste o se siente cómodamente, suave y cómodo con los ojos cerrados. Los brazos pueden colgar relajados a los lados o descansar sobre el regazo. Incluya a su hijo en el ejercicio.

Concéntrate en todas las partes del cuerpo. Empieza por los dedos de los pies. ¿Cómo se sienten? ¿Están fríos o calientes? ¿Quizás les hacen cosquillas un poco? Luego muévete hacia la parte inferior de las piernas, la parte superior de las piernas, las nalgas y la espalda hasta que finalmente llegues a la cabeza. Cuando haya sentido todo el cuerpo, tu hijo puede volver a moverse lentamente y abrir los ojos.

Yoga consciente

Esta es una de las actividades mindfulness para niños que  combina los elementos del yoga y la atención plena. Los niños trabajan en su cuerpo y mente al mismo tiempo. Haz que tu hijo se pare como un perro con las manos y los pies en el suelo y las piernas rectas, como un triángulo con las nalgas en la parte superior. Dile: Inhala y exhala. Siente la respiración.

Ahora damos unos pasos con las manos hacia adelante. Inhala y exhala. ¿Sientes lo mismo? Cambia su posición nuevamente un poco y dile nuevamente: Inhala y exhala… No hagas esto por mucho tiempo si la posición es demasiado incómoda para tu hijo.

Sentarse quieto como una rana

Una rana es un animal especial. Una rana no solo puede hacer grandes saltos, sino que también puede quedarse muy quieta. Siéntate en una posición relajada, con la espalda recta. Si gustas, también puedes cerrar los ojos. Posa sus pies en el suelo, la espalda recta y los hombros relajados. Las manos pueden reposar en tu regazo y descansar allí. ¿Cómo sería si fueras una rana? En algún lugar cerca de un estanque, mientras estás sentado a un lado.

Por supuesto que no eres realmente una rana, pero tienes algo en tu poder, que tiene una rana real. Es decir: puedes quedarte quieto como ellas. Para hacer eso, puede usar la atención y el descanso. Atención significa que no te alejas de inmediato de lo que estás haciendo en este momento. Simplemente siéntese, como una rana, atenta y quieta.

Los brazos y las piernas están quietos, la espalda y las nalgas quietas, la cabeza y el cuello quietos. Todo tu cuerpo está quieto y descansando. Y al mismo tiempo puedes notar todo tipo de cosas. Puedes notar que hay todo tipo de cosas moviéndose en su cuerpo. Tus ojos o tus dedos y puedes sentirlo. Porque no se trata de si se mueven o no, se trata de que te des cuenta. Entonces, si algo se mueve en algunos lugares, solo debes sentirlo.

También puedes notar que estás respirando mientras estás tan callado y atento. Y todo comienza en la punta de tu nariz. El aire fluye hacia adentro y luego hacia afuera. Con curiosidad, puedes enfocar tu atención en la punta de tu nariz para que puedas sentir cómo está allí. Y también puedes notar algo después sobre cómo se siente tu respiración cerca de la garganta o el pecho. Y a medida que desciende, ¿cómo se siente allí, cerca del estómago, cuando respiras?

Simplemente coloca tus manos sobre tu estómago y siente cómo se mueve tu vientre con cada inhalación y exhalación. ¿No es agradable relajarse? No tienes que hacer nada por ti mismo, no hace falta decirlo. Tu vientre se volverá redondo y luego menos redondo. Respirar y prestar atención te calma. Eso está sucediendo ahora mismo... y nuevamente ahora mismo... Solo siéntelo.

Mindfulness para niños en silencio

Esto resultará extraño al principio, porque como padres estamos acostumbrados a tener siempre un oído atento para los hijos. Ahora le dices a tu hijo que no hablará durante un tiempo determinado, ni siquiera con gestos o en papel.

Por ejemplo, mientras dibuja o juega cómodamente en la mesa, acepta estar callado durante un minuto. Establece un temporizador de huevos durante un minuto. Ahora tampoco se dice nada más. Puedes expandirlo gradualmente a cinco minutos. Créelo: tú, pero también tu hijo disfrutarán del silencio. Es bueno hacer todo esto junto con tu hijo, así que únete a los ejercicios. Termina siempre todas las sesiones con un abrazo firme.

Visualización en cascada

Lee esta visualización para ayudar a los niños a relajarse antes de embarcarse en una meditación. Una hermosa cascada de luz blanca fluye de arriba hacia abajo, por todo tu cuerpo. Igualmente sobre tu cabeza, lo que relaja tu cabeza. Me pregunto qué tan rápido sientes esto. La cascada también se mueve sobre tus hombros y cuello. Allí también sientes relajación. Deja ir todo el estrés que llevaban.

Ahora la cascada también fluye sobre tus brazos. Siente cómo tus brazos se relajan cada vez más sin tener que hacer nada. Esta cascada fluye sobre tu espalda, permitiendo que su paz libere todas las tensiones y te relaje. La cascada también fluye sobre tu pecho y tu estómago. Puedes sentir que tu pecho y estómago se relajan, permitiendo que toda la ira, la tristeza y el dolor se desvanezcan.

La cascada también fluye más abajo, por ambas piernas y pies. Siente cómo se siente eso en tus piernas: ese completo dejarse llevar y descansar. Ahora esta hermosa cascada de luz blanca incluso fluye por todo tu cuerpo. Quédate bajo esta cascada de luz blanca por un tiempo, para que puedas sentir cómo relaja y cura todo tu cuerpo.

Otras actividades mindfulness para niños

Las famosas imágenes de “buscar diferencias”: tú cronometras el tiempo (generalmente durante cinco minutos) y le das al niño la oportunidad de encontrar todas las diferencias en las imágenes. Para un niño en edad preescolar, será importante, después de completar la tarea, discutir en voz alta las diferencias que encontró. Hay una gran cantidad de imágenes con esta tarea en Internet, las hay muy simples, y las hay con las que un adulto avanzado sufrirá.

Encuentra juegos de buscar objetos en tu tableta o teléfono. Estos son juegos interactivos con muchos objetos pequeños y ocultos en una imagen. Y debajo está escrito (y a veces dibujado) lo que se necesita encontrar. Tu tarea es mirar detenidamente la imagen, para finalmente encontrar esta escoba escondida, en la que solo sobresale la punta debido al ficus.

El juego "escucha" se usa especialmente con niños en edad preescolar, para los niños mayores es de alguna manera irrelevante. Sienta a los niños en círculo y les pides que cierren los ojos y escuchen atentamente lo que sucede a su alrededor. Después de un par de minutos, todos abren los ojos y comparten lo que escucharon.

El juego "¿de quién es la letra?" también es para los más pequeños. Le das a cada niño una tarjeta con una letra (son diferentes para todos) y comienzas a pronunciar pequeñas palabras familiares para los niños (liebre, caballo, rey, agua, leche...). Si un niño escucha una palabra que contiene "su" letra, debe realizar alguna acción: saltar, aplaudir, etc. Del mismo modo, puedes jugar con números.

Espejo (al mismo tiempo que desarrollamos el pensamiento espacial): el presentador muestra los movimientos, el niño los debe repetir como lo hace el espejo. El presentador saluda con la mano derecha, el espejo saluda con la izquierda. Y mientras levantemos la mano izquierda, es fácil. Intente cruzar los brazos sobre el pecho y las piernas y tú mismo te sentirás confundido acerca de cómo hacerlo.

Existe un montón de opciones para el juego "lo que ha cambiado". En la versión más simple, les pides a los chicos que hagan la misma figura que tú has hecho con paletas. Entonces todos cierran los ojos y cambias algo en la figura (agregar, eliminar, reorganizar, cambiar el color de la paleta).

La tarea de los niños es notar los cambios y hacer lo mismo por ellos mismos. La misma clase, nada que cambiar. Luego puedes hacer composiciones más complejas, darte tiempo para recordarlas y cambiar algo o no cambiar. El desafío es comprender qué ha cambiado.

Complica un poco más el ejercicio anterior: haz algún tipo de composición a partir de un montón de objetos diferentes, das un minuto para recordar este asunto, lo cierras y ahora la tarea del niño es reproducir la misma estructura desde cero.

El ejercicio "tacha de diferentes formas" según el método de Nemov y Veksler. Al niño se le entrega una hoja con diferentes formas, y al principio se le da una muestra de lo que hay que hacer con ellos: tachar el cuadrado en diagonal, poner un más en el triángulo, colocar un igual en el círculo, etc. La tarea es revisar cuidadosamente, línea por línea, todas las formas del formulario y marcarlas como se indica.

La famosa y perfectamente funcional mesa Schulte (hay mesas de diversa complejidad). Al niño se le ofrece un cuadrado con números esparcidos en él del 1 al tantos (aquí depende de la complejidad justamente). El desafío es encontrar los números en orden y mostrarlos lo más rápido posible.

Método de prueba de corrección. Hay diferentes variedades, pero la esencia es la misma: desarrollar la concentración y distribución de la atención. Para ello, el niño recibe una hoja con un montón de letras mezcladas (o, en otras versiones, texto conectado o texto sin espacios). La primera tarea: encontrar allí una letra y rodearla de cierta manera. Esta es una tarea de concentración.

Entonces puedes complicar las cosas: encuentra dos letras, tacha una de ellas y subraya la otra. O incluso complicarlo a cuatro, cinco, etc. letras. Puede hacer lo mismo con conjuntos de números, y para los niños más pequeños hay formularios con imágenes.

Trabajando con memoria a largo plazo. Juego de máquina del tiempo (es muy útil para adultos y personas ocupadas también). ¿Qué desayunaste ayer? La tarea del niño es recordar en detalle los eventos del último día, la última semana, el mes. Recordar los eventos más importantes del año. Y para los avanzados: coge el calendario, pon el dedo en cualquier día del mes (este o el pasado) y la tarea es recordar lo que pasó ese día.

¿Recuerdas el juego de la infancia “no digas sí y no, no menciones blanco y negro”? Solo recuerda y juega con tus hijos. La esencia de la tarea es simple: hay una prohibición de ciertas palabras (por supuesto, puede cambiarlas o complicarlas, por ejemplo, no puede pronunciar palabras que contengan la letra M), no puede pronunciarlas incluso si realmente es necesaria.

La versión clásica del juego comienza con la pregunta "¿irás a la pelota?" y luego se desarrolla una historia que obliga al niño a decir palabras prohibidas. Su tarea es aguantar, recordar la prohibición y esquivar.

Para aquellos que, por atención, tienen problemas con las matemáticas, es recomendable dar más a menudo problemas con condiciones redundantes, problemas en forma de cuento y, por el contrario, problemas en los que la condición no es suficiente para resolverlos. Los problemas con respuestas múltiples también ayudan mucho, donde es necesario encontrar todas las opciones posibles.

Y con los chicos en el aula, es recomendable hacer esas actividades mindfulness para niños en el formato de una competencia, donde cada equipo intenta mejorar el resultado del oponente. Por ejemplo, ¿cuántos triángulos puedes dividir un círculo con siete líneas rectas?

A continuación le dejamos algunos enlaces que podrían ser de su interés:

¿Te ha resultado útil este post?
(Visited 26 times, 1 visits today)

Si quieres conocer más artículos parecidos a Conoce las actividades Mindfulness para niños puedes visitar nuestra portada y ver lo más reciente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies