Descubre algunos ejercicios de concentración

EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN
Índice
  1. 3 Mejores Ejercicios De Concentración
    1. Enfócate en una sola cosa a la vez
    2. Intenta meditar por unos cuantos minutos
    3. Haz un análisis exhaustivo de tu día a día

A todo el mundo en algún momento de su vida le ha pasado que el concentrarse le es sumamente difícil por más que lo que intente, incluso con muchos de los consejos que nos dan. Por ello, el día de hoy hablaremos acerca de los 3 mejores Ejercicios De Concentración que hemos recolectado en la web tras una extensa búsqueda. ¡Quédate y aprende con nosotros!

EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN

3 Mejores Ejercicios De Concentración

En líneas generales, las personas que disponen de una elevada capacidad de concentración, tienden a ser mucho más exitosas en el área de los estudios y el trabajo. Usualmente, estas presentan una mayor habilidad para aprovechar de mejor manera un bien tan importante como lo es tiempo.

Cuando una persona es capaz de concentrarse correctamente, logra desempeñarse en su trabajo con una calidad y rapidez superior, contando con mucho más tiempo de su día para dedicárselo al ocio o a sus familiares y amigos.

Diciéndolo de tal modo, parece bastante sencillo desarrollar esta grandiosa destreza, sin embargo, la verdad es que conseguir una concentración adecuada es cada vez más difícil en el entorno en el que vivimos, repleto de nuevas tecnologías.

Al estar rodeado de toda esta tecnología, el internet y las redes sociales que nos consumen tanto tiempo y energía, llevar a cabo una tarea simple en ocasiones puede llegar a ser cuesta arriba, puesto que suponen una importante fuente continua de distracciones.

Por tal motivo, nosotros hemos venido para ayudarte en tu ardua labor con una serie de consejos que sin duda facilitarán el proceso significativamente. Hoy en día, un sinfín de expertos han desarrollado diversos ejercicios de concentración que no resultan para nada complicados y que optimizarán muchísimo tu tiempo y esfuerzo. Estos son los siguientes:

Enfócate en una sola cosa a la vez

Quizás este es el ejercicio más sencillo y obvio de todos, pero también el más efectivo. Ten en cuenta que por mucho que nos hayan educado para ser los más productivos posibles y poder realizar varias tareas al mismo tiempo, deberíamos dejar atrás esa equivocada creencia.

EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN

Cuando atendemos simultáneamente varias cosas o pensamientos, sin darnos cuenta perdemos muchísima capacidad de concentración que nos serviría para terminar más rápido el trabajo a efectuar. Aunque ser una persona multitasking en un pasado era muy aclamado, hoy en día se ha demostrado que esta aparente capacidad humana no ocasiona más que errores debido a su insuficiente atención.

Por el contrario, cada día se practica más el Mindfulness, el cual es un claro recordatorio de vivir en el presente, lo que nos ayuda a poner toda nuestra atención en lo que estemos haciendo en el ahora. Básicamente se trata de calmarnos sin necesariamente pensar en el mañana.

Si quieres comer e ir a caminar, primero come y luego realiza tu caminata, nunca ambas. Evita eso de redactar un correo electrónico mientras contestas una llamada telefónica, por colocar un ejemplo. Procura acostumbrarte a centrar toda tu atención en una tarea en específico, sin pasar a la otra hasta que la hayas culminado.

De este modo, poco a poco tu atención se irá entrenando a sí misma y con el tiempo ya podrás transferir esta útil destreza a cualquier actividad que sea de tu agrado. Mantén siempre presente que al hacer esto, más pronto finalizarán. Absolutamente todo tiene su momento, no hay apuro,

Intenta meditar por unos cuantos minutos

Este punto va de la mano con el Mindfulness, puesto que la capacidad de concentración del ser humano se ve gravemente influenciada por las situaciones de estrés y ansiedad por la que muchas personas pasan a diario.  Lo más propicio es que, de manera paulatina, se adquiera el hábito de empezar cada día con una breve meditación.

Aunque no todo el mundo lo crea, esto si consigue aportarle a quien lo practica una mayor serenidad por el resto de su día. Aunado a ello, si a lo anterior se le suma unos cuantos minutos más de pequeñas relajaciones en el transcurso del día o antes de comenzar una nueva tarea, sin lugar a dudas, el nivel de concentración será mucho mejor.

Inicia respirando con suma profundidad varias veces, tal y como no los han enseñado en la escuela, inspira por la nariz y exhala por la boca. En este proceso, procura mantener el aire durante varios segundos adentro y luego sácalo. Además, cuando lo hagas intenta imaginar que, todas las tensiones que se tienen en el momento, se están marchando al expirar.

Repite varias veces el procedimiento y después pasa a inspirar por la nariz lentamente, pero evitando retener el aire. Una vez que se termine, se estará mucho más tranquilo y nuestra respiración nos mantendrá en calma.

Se trata de alcanzar la concentración plena escuchándonos a nosotros mismos por apenas unos minutos. Es importante tener en consideración que, al meditar, se logrará recuperar esa claridad mental que tanto nos ha arrebatado los quehaceres diarios y que durante la jornada se busca encontrar.

Haz un análisis exhaustivo de tu día a día

Por último, pero no menos importante, al final de cada día lleva a cabo un análisis exhaustivo de todo lo que hiciste. Claro está, pero luego de hacer una meditación también breve en la noche. Posteriormente, cuando ya por fin te recuestas en la comodidad de tu cama, realiza un pequeño repaso acerca de lo que has hecho en la jornada.

Hazlo sin detenerte en juicios sinsentidos, lo único que tienes que hacer es repasar las diversas cosas que se han hecho, como si se tratara de los apuntes de una lista. Es importantísimo recordar aquellos momentos y actividades del día en los que te sentiste en la cúspide de la productividad.

De esta forma, se podrán repetir al día siguiente y, tras el paso de unas cuantas semanas, se convertirá en un excelente hábito que, ten por seguro, rendirá frutos en tu concentración. Con que le pongamos un poco de empeño al practicar estos tres ejercicios fundamentales, notaremos que nuestra capacidad de concentración irá mejorando considerablemente a diario.

A cada uno de ellos, se le debe agregar obligatoriamente el consumo de suficiente agua, ya que el agua posee la capacidad de limpiar, oxigenar e hidratar nuestro cuerpo, para que así rindamos en cualquier tarea que nos fijemos. Aunque muchos sean escépticos, este vital líquido hace que la memoria sea más aguda y, por ende, el rendimiento cognitivo sea superior.

EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN

Si este artículo fue de tu agrado, no te vayas sin antes leer:

¿Te ha resultado útil este post?
(Visited 12 times, 1 visits today)

Si quieres conocer más artículos parecidos a Descubre algunos ejercicios de concentración puedes visitar nuestra portada y ver lo más reciente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies