Aprende qué hacer cuando estás deprimido

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO
Índice
  1. 11 Consejos Sobre Qué Hacer Cuando Estás Deprimido
    1. Antes que nada, acude a un especialista que te proporcione la ayuda adecuada
    2. Convierte en un hábito realizar una lista con las cosas positivas del día
    3. Procura reconocer más tus propias victorias
    4. Crea un listado a diario especificando cuáles son tus cualidades positivas
    5. Intenta cuidarte un poco más en el día a día
    6. Comienza a practicar la terapia de la activación conductual
    7. A lo anterior súmale la técnica de la reestructuración cognitiva 
    8. Fíjate metas y objetivos realistas y a corto plazo
    9. Establece planes a futuro de vez en cuando
    10. Limita el tiempo que empleas para pensar en las causas y las consecuencias de todo lo que pasa a tu alrededor
    11. Deja a un lado el tomar decisiones importantes
  2. Diferencias entre trastorno depresivo mayor y tristeza común

A todos en algún momento de nuestras vidas nos ha invadido un profundo sentimiento de tristeza, en donde nos vemos en un callejón sin salida y pensamos que no existe solución alguna para nuestro problema. Por tal motivo, el día de hoy hemos querido hablar de Qué Hacer Cuando Estás Deprimido, así que no dudes en quedarte y aprender con nosotros.

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO

11 Consejos Sobre Qué Hacer Cuando Estás Deprimido

Hoy en día, y en función de la coyuntura sanitaria actual en la que nos vemos involucrados todos, cada vez son más las personas que están pasando por un cuadro depresivo extremo, en el cual pareciese que no hay solución aparente para ninguno de sus problemas.

Sin embargo, si existe una luz al final del camino, por mucho que no lo pareciera. Aunque no es tan sencillo como se quisiera, podemos realizar una serie de pasos que, sin lugar a dudas, nos ayudarán a superar este padecimiento tan doloroso, tanto para el que lo padece, como para sus familiares y amigos.

A continuación, mencionaremos unos cuantos consejos que utilizan un sinnúmero de expertos para contribuir a la mejoría de sus pacientes en cuanto al tratamiento de la depresión se refiere. Cada uno ha demostrado su eficacia para que una persona logre superar su trastorno depresivo.

Gran parte de ellos están orientados hacia el módulo cognitivo-conductual del ser humano y cuentan con una extensa verificación experimental. Además, cabe destacar que tales prácticas no solo son recomendadas para aquellos individuos que están viviendo un período depresivo, sino también para todo aquel que tenga algún tipo de trastorno del ánimo.

Esto se debe a que sirven para impulsar su capacidad de enfrentamiento a desafíos cotidianos, incrementado su asertividad, inteligencia emocional y energía personal. Inclusive, ayuda a mejorar la capacidad de la ecuanimidad, es decir, el estado de estabilidad y compostura psicológica que tiene una persona para no verse perturbado por ninguna experiencia o exposición a emociones, dolor u otros fenómenos ajenos a ella.

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO

En el dado caso de que te encuentres en un tratamiento estricto para la depresión, estipulado por un psicólogo o un psiquiatra, primero deberás consultarle si es propicio aplicar a tu vida los métodos que explicaremos en los próximos apartados. Estos son los siguientes:

Antes que nada, acude a un especialista que te proporcione la ayuda adecuada

Por si alguien no lo sabe, cuando se habla de depresión se está haciendo alusión a una enfermedad que no se cura sola con el paso del tiempo. Más bien se trata de un trastorno mental bastante frecuente que debe ser tratado, tanto farmacológico como psicológicamente.

Por ende, de manera obligatoria tiene que ser tratado por un especialista, para que así exista una mayor probabilidad de salir de ella exitosamente. Lo más recomendable es que, cuando se noten los primeros y más característicos síntomas: tristeza, apatía, cansancio, falta de concentración, baja autoestima, trastornos del sueño y del apetito, etc., se acuda a un profesional para que nos ayude a superar la desafortunada situación.

Convierte en un hábito realizar una lista con las cosas positivas del día

El segundo consejo que te traemos el día de hoy, y uno de lo más útiles de todos, es el de convertir en un hábito el realizar una lista con las cosas positivas del día. Y sí, sabemos que no es tan fácil como parece, puesto que la depresión se caracteriza precisamente por eso, por generar una notable apatía en quien la padece.

No obstante, es vital destacar que, dentro de lo que se encuentre nuestras posibilidades, es sumamente oportuno hacer al menos un pequeño listado al finalizar el día con lo que bueno que nos pasó o le haya ocurrido a alguien cercano.

De este modo, estarías viendo más de cerca el lado bueno de la vida, y dejando atrás las tendencias pesimistas. Al plasmar con lápiz y papel los motivos de vivir, nos estaríamos alejando claramente de esa tristeza que nos arropa.

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO

Allí podríamos colocar el hecho de haber logrado alcanzar un mérito, por muy pequeño que sea, como: “Salí a dar un paseo corto por el parque hoy”, “Hablé con un amigo y compartimos nuestros sentimientos”, “Me di una ducha y me cepillé los dientes”, entre otros. Cada uno te permitirá indudablemente valorar las cosas que, en la cotidianidad, no te das cuenta que haces.

Procura reconocer más tus propias victorias

Este punto va de la mano con el anterior, pues es imprescindible que, en el proceso de salir de la depresión, se procure mucho más reconocer las victorias propias. Esto se debe a que las personas que, se encuentran en un cuadro depresivo severo, tienden a perder significativamente el interés y el placer por las actividades que se llevan a cabo en la vida diaria.

Por tal motivo, lo que recomiendan muchos especialistas es esto, el reconocer las pequeñas peleas que se ganan contra uno mismo a lo largo del día. Por ejemplo, que te cambiaste esa ropa sucia que tenías desde hace días, que paseaste a tu mascota o simplemente que pudiste levantarte de la cama, aunque sea por 5 minutos.

En vista de que realizar esta clase de actividades, por muy básicas que parezcan, representan un gran esfuerzo para las personas depresivas, debemos tener en cuenta que, el simple hecho de valorar su realización, ya es algo bastante positivo para poder salir airoso del padecimiento.

Crea un listado a diario especificando cuáles son tus cualidades positivas

Como cuarto consejo del día sobre qué hacer cuando estás deprimido, traemos a colación otro listado, muy recomendado para estos casos, en el que se deberá anotar cuáles son esas múltiples virtudes que se tienen y que le aportan algo al mundo y a la gente que nos rodea. Absolutamente todos los seres humanos tenemos, solo que, a menudo, lo damos por sentado.

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO

Al hacer este “tonto” listado con todas nuestras cualidades positivas, estamos contribuyendo a la óptima valoración de aspectos propios que fortalecerán nuestra actitud y autoestima ante situaciones adversas futuras y, claro está, ante lo que estamos pasando actualmente.

Si sientes que, por nada del mundo puedes decir algo bueno de ti mismo, y crees que eres incapaz de valorar adecuadamente, usa como apoyo a tus familiares y amigos y pregúntales qué cosas buenas pueden observar ellos en ti. Haz de un hábito el ponerte a ti como prioridad y el de creer que puedes hacer todo lo que te propongas.

Intenta cuidarte un poco más en el día a día

Así como es fundamental llevar un diario con los logros del día a día, también es vital intentar cuidarnos un poquito más, ya que, al padecer esto, tendemos a olvidarnos de quién llegamos a ser en algún momento de nuestras vidas.

Pese a que es cierto que, los pacientes con depresión severa presentan graves alteraciones en el apetito y en la higiene del sueño, se tiene que seguir una serie de medidas que nos ayuden a evitarlas. Hay que crear hábitos en donde se especifique muy bien que se debe comer tres veces al día, tener un horario de sueño, ducharse cada cierto tiempo, etcétera.

Comienza a practicar la terapia de la activación conductual

Otro consejo para sobrellevar este trastorno, es el de comenzar la aplicación de la activación conductual, que es básicamente una técnica conductual que se utiliza para tratar la depresión en muchos de sus casos. Esta se centra en la búsqueda de actividades que sirvan para mejorar el ánimo y el interés del paciente.

Asimismo, busca que tales actividades generan un incremento en el nivel de energía física y mental de las personas que la padecen, de manera que se aparten de su mente los pensamientos negativos que lo rodean y logra distraerse durante un tiempo determinado. De allí radica la razón por la que se recomiendan actividades que en un pasado fueron generadoras de placer.

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS DEPRIMIDO

De hecho, la realización de estas prácticas puede estar estrechamente relacionadas con el reconocimiento de los méritos propios y los listados de las cosas buenas del día y las cualidades positivas. Por ende, esto también podría influir significativamente en el aumento de la motivación de quien las lleva a cabo.

A lo anterior súmale la técnica de la reestructuración cognitiva 

De igual manera que con la activación conductual, la reestructuración cognitiva es empleada por un sinfín de especialistas para tratar la depresión clínica, la cual es una estrategia general de las terapias cognitivo-conductuales muy reconocida alrededor del mundo.

La reestructuración cognitiva está orientada a la modificación del modo de interpretación y valoración subjetiva de un individuo, por medio del diálogo socrático, la modelación y la práctica de hábitos cognitivos nuevos. Esto quiere decir que se busca realizar un cambio en el pensamiento de un sujeto, para así poder transformar sus pensamientos negativos en positivos.

Por tal motivo, es imprescindible aprender a identificar cuáles son los pensamientos negativos más comunes que surgen, de modo que, una vez que hayan sido identificados, proceder a reemplazarlos por pensamientos que sean muchos más positivos y realistas.

Para un mejor resultado y, si así se prefiere, sirve muchísimo anotar todos los pensamientos negativos que se han identificado con anterioridad, intentando hacernos más conscientes en el proceso, para que, al presentarse un nuevo ataque, junto a ellos anotar cuáles son sus posibles transformaciones al positivismo.

POSITIVISMO

Fíjate metas y objetivos realistas y a corto plazo

Como te pudiste haber dado cuenta, escribir ayuda mucho a mejorar los síntomas de este trastorno, especialmente al más popular de todos, el de la pérdida del interés. Por ello es que se recomienda bastante también fijar metas y objetivos, pero que sean a corto plazo, realistas y acorde a lo que estamos pasando.

Esto a causa de que, sabemos muy bien que no es para nada sencillo hacer de todo mientras se está triste. Sin embargo, al fijarnos metas y objetivos permitimos que nuestra motivación pueda aumentar para así intentar conseguirlos, sólo que no deben estar tan altos a las expectativas.

Establece planes a futuro de vez en cuando

Si te preguntas con frecuencia qué hacer cuando estás deprimido, aquí hay otro consejo que, de seguro, te será de gran utilidad. Al igual que es vital trazarnos metas y objetivos a corto plazo, de vez en cuando no está de más plantearnos planes a futuro y establecer cómo podemos llegar a alcanzarlos.

Aunque muchos no lo crean, establecer planes a futuro representa una menor posibilidad de que se presenten instintos suicidas, puesto que el paciente está esperando algo del mañana, por consiguiente, demostrando que aún cree que existe la esperanza.

Limita el tiempo que empleas para pensar en las causas y las consecuencias de todo lo que pasa a tu alrededor

Como penúltimo consejo, hallamos el limitar el tiempo que pasamos pensando en las causas y las consecuencias de todo lo que pasa a nuestro alrededor, ya que, cuando se está deprimido, no nos encontramos en el mejor momento para analizar y reflexionar adecuadamente sobre muchas cosas, menos de lo que estamos viviendo.

De allí proviene el motivo por el que, un sinnúmero de psicólogos, aconsejan evitar a toda costa el intentar pensar en ello. La solución que proponen estos, es realizar actividades que nos distraigan de lo que nos dice nuestra mente y así apartarnos de esos pensamientos pocos saludables.

Una vez que se haya mejorado considerablemente en cuanto a la enfermedad se refiere, ya nos podemos tomar el tiempo necesario para reflexionar acerca de lo que llegamos a hacer o no, durante nuestra mala racha. Hay que dejar bien en claro este punto, pues este sería el momento más oportuno, en donde se tiene un estado de ánimo óptimo y se puede hacer adecuadamente y sin ninguna clase de reproches.

Deja a un lado el tomar decisiones importantes

Por último, es importante recalcar que, cuando una persona está deprimida, no se encuentra en pleno uso de sus facultades mentales para poder tomar decisiones trascendentales. Por lo tanto, si tú estás aquí pensando que la depresión te está atacando y no sabes qué hacer para solucionarlo, toma esto en cuenta.

Es crucial ver todo el panorama y la sintomatología que se nos presenta, no hay cabida para las decisiones que afecten directamente a cómo podría ser tu vida en un futuro cercano o incluso, lejano. Del mismo modo que como sucede con el apartado anterior, lo que se aconseja es esperar a que la situación mejore, para así comenzar a tomar decisiones de tal calibre.

Esto teniendo en consideración las posibles consecuencias de todo lo que se haga claro está, pero desde una perspectiva mucho más realista. Recuerda que, si no sabes lo que tienes puntualmente, ni cómo identificar tus emociones, no te auto diagnostiques y acude a un doctor para que te asista y te trate de la manera correcta.

Diferencias entre trastorno depresivo mayor y tristeza común

Puesto que esta guía se trata de un artículo netamente informativo, no nos podemos ir sin antes explicar las diferentes existentes entre el trastorno depresivo mayor y la tristeza común. Tanto la depresión, como un estado de ánimo triste, son dos conceptos completamente diferentes e individuales, sólo que son muy fáciles de confundir.

Por una parte, el trastorno depresivo mayor hace alusión a un trastorno psicológico que se da como consecuencia de la combinación de causas genéticas, neurobiológicas y ambientales. Por ende, no necesariamente tiene que ocurrir algún evento traumático para que se pueda justificar. De hecho, por eso es que existe la depresión endógena, muy desconocida para muchos.

En la depresión clínica que todos conocemos, se presenta la siguiente sintomatología: tristeza patológica y persistente, apatía, sentimientos de culpa, falta de autoestima, trastornos del sueño y del apetito, fatiga, poca concentración, pensamientos suicidas y desesperanza.

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

Cuando se tiene al menos cinco de estos síntomas, por un período de tiempo que supere las dos semanas, hay que preocuparse. Por otra parte, la tristeza no es más que una emoción básica que surge a causa de vivir experiencias que pueden considerarse como negativas, dolorosas, traumáticas, frustrantes, estresantes o infortunadas.

Un ejemplo de ello sería un divorcio o la muerte de un familiar. En cualquiera de los casos, el simple hecho de vivir alguna de estas desfavorables situaciones, significa que el afectado sentirá una profunda, pero pasajera tristeza, acorde a la situación experimentada.

Si este artículo fue de tu agrado, no te vayas sin antes leer:

¿Te ha resultado útil este post?
(Visited 11 times, 1 visits today)

Si quieres conocer más artículos parecidos a Aprende qué hacer cuando estás deprimido puedes visitar nuestra portada y ver lo más reciente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies