Descubre ¿Cuáles son los miedos más comunes?

Índice
  1. ¿Qué es el miedo?: Miedos más comunes
    1. Reacciones principales
    2. Síntomas
    3. Diagnóstico
    4. Fobias
    5. Causas
    6. Tipos de miedos más comunes
  2. ¿Cómo superar los miedos más comunes?: Tratamiento
    1. Desensibilización sistemática
    2. Inundación
  3. Conclusión

Nos guste admitirlo o no, la gran mayoría de la gente tiene miedo de algo. Incluso aquellos que afirman no tener miedo de nada es probable que tengan una debilidad en algunos aspectos, pero ¿cuáles son los miedos más comunes?. Quédate en esta publicación y disfruta de la información interesante a descubrir sobre ellos.

MIEDOS MÁS COMUNES

¿Qué es el miedo?: Miedos más comunes

El miedo no es más que una respuesta bioquímica universal, que incluye a su vez una alta respuesta emocional individual derivada de una emoción humana natural, fuerte y primitiva. El miedo nos hace conscientes de la presencia de un peligro o de la amenaza de daño, independientemente de que sea físico o psicológico.

A veces, el miedo puede originarse de amenazas reales, pero también puede provenir de riesgos imaginarios. El miedo también puede ser un síntoma de algunas enfermedades mentales, como: el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, las fobias y el trastorno de estrés postraumático.

Reacciones principales

El miedo consta de dos reacciones principales, que dependen de la manifestación de algún tipo de amenaza percibida: bioquímica y emocional.

Reacción bioquímica

El miedo es una emoción natural y un mecanismo de supervivencia. Así que cuando nuestro cuerpo está expuesto a una amenaza percibida, responde de determinadas formas. Las respuestas físicas a la ansiedad y todo aquello que nos pone alerta, incluyen:

  • Sudoración
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Altos niveles de adrenalina

Esta respuesta física también se conoce como la "respuesta de lucha o huida", en la que su cuerpo se prepara para pelear o huir. Esta reacción bioquímica es posiblemente un impulso evolutivo. Además que es una respuesta automática, que es crucial para nuestra supervivencia.

MIEDOS MÁS COMUNES

Respuesta emocional

La respuesta emocional al miedo, por otro lado, es muy personal. Dado que el miedo implica algunas de las mismas reacciones químicas en nuestro cerebro que las emociones positivas como la felicidad y la emoción, la sensación de miedo en determinadas circunstancias puede verse como divertida, como cuando estás viendo películas de terror.

De igual forma, algunas personas se lanza a la búsqueda de adrenalina a través del disfrute de los deportes extremos y otras situaciones emocionantes, que de cierto modo a otros le provocarían miedo. Otros tienen una reacción negativa al sentimiento de miedo, evitando a toda costa las situaciones que provocan este tipo de emoción. Aunque la respuesta física es la misma, la experiencia del miedo puede ser positiva o negativa según la persona.

Síntomas

El miedo generalmente involucra síntomas físicos y emocionales. Cada persona puede experimentar el miedo de manera diferente, pero algunos de los signos y síntomas comunes que se manifiestan son los siguientes:

  • Dolor de pecho
  • Escalofríos
  • Boca seca
  • Náusea
  • Latidos rápidos
  • Dificultad para respirar
  • Transpiración
  • Temblor
  • Dolor estomacal

Además de los indicios físicos del miedo, las personas pueden experimentar sintomatologías psicológicas como: sentirse abrumados, molestos, fuera de control o una sensación de muerte cercana.

Diagnóstico

Consulte con su médico si experimenta sentimientos de miedo constantes y excesivos. Ante esto, su médico puede proceder a realizarle una evaluación física y  a su vez pruebas de laboratorio para asegurarse de que su miedo y ansiedad no estén relacionados con una afección médica subyacente. Adicionalmente, le hará preguntas sobre sus síntomas, como las siguientes:

  • ¿Cuánto tiempo los ha tenido?
  • Su intensidad.
  • Las condiciones que tienden a desencadenar estos miedos.

De acuerdo al resultado de su evaluación y sus síntomas, su médico establecerá si su diagnostico se deriva de algún un tipo de trastorno de ansiedad o miedo, como una fobia.

Fobias

Un aspecto de los trastornos de ansiedad puede ser la tendencia a desarrollar miedo al miedo. Así que, cuando la mayoría de las personas experimentan miedo solo en una situación que se percibe como aterradora o amenazante, las personas con trastornos de ansiedad pueden tener miedo de una reacción de miedo. Por lo tanto, perciben sus reacciones de miedo como negativas y hacen todo lo posible para evitar sentirlas.

Una fobia es una distorsión de la respuesta normal al miedo. El miedo se orienta hacia un objeto o situación que no presenta ningún peligro real. Aunque puedas darte cuenta de que el miedo no es razonable, no puedes evitar reaccionar ante el. Con el tiempo, el miedo tiende a empeorar a medida que se afianza la respuesta del miedo al miedo.

Causas

El miedo es increíblemente complejo. Algunos miedos pueden ser el resultado de experiencias o traumas, mientras que otros pueden representar un miedo a algo completamente diferente, como la pérdida de control. Aún así, pueden surgir otros miedos porque provocan síntomas físicos, como el miedo a las alturas porque te hacen sentir mareado y con malestar estomacal. Algunos desencadenantes comunes del miedo incluyen:

  • Ciertos objetos o situaciones específicas (arañas, serpientes, alturas, vuelo, y más).
  • Eventos futuros.
  • Eventos imaginados.
  • Peligros ambientales reales.
  • Lo desconocido.

Ciertos miedos tienden a ser innatos y pueden estar influenciados evolutivamente porque ayudan en la supervivencia. Mientras que otros son aprendidos y están conectados a asociaciones o experiencias traumáticas.

MIEDOS MÁS COMUNES

Tipos de miedos más comunes

Entre los diversos tipos de trastornos de ansiedad que se encuentran estrechamente vinculados al miedo, se pueden mencionar los siguientes miedos más comunes:

Aracnofobia

La aracnofobia o el miedo a las arañas es en sí uno de los miedos más comunes y antiguo antiguo en la cultura occidental. La palabra aracnofobia se deriva de la palabra griega "arachne" que significa arañas. La respuesta a las arañas mostrada por un individuo aracnofóbico puede parecer irracional para los demás y, a menudo, para el mismo paciente.

Según algunos científicos que han estudiado este miedo, sus causas explican que sea el resultado de una elección evolutiva. Esto significa que la aracnofobia es una reacción evolutiva, ya que las arañas, principalmente las venenosas, siempre se han asociado con infecciones y enfermedades. Por lo tanto, el miedo a las arañas desencadena una "reacción de disgusto, repulsión o malestar" en muchas personas.

Apifobia

La apifobia o el miedo a las abejas es una zoofobia común que afecta a una parte importante de la población. La palabra se deriva del latín "api" que significa abejas y del griego "phobos" que significa pavor o miedo profundo. Muchas personas que padecen apifobia no solo le temen a las abejas, sino también a las avispas, las avispas amarillas y todos los demás insectos voladores o enjambres que piquen.

Hasta cierto punto, el miedo a las abejas es completamente normal y saludable. Mucha gente siente repulsión al mirar a las abejas, por el simple hecho de evitar una picadura. Pero en el caso de la apifobia, incluso la mención de abejas (o imágenes de abejas) puede desencadenar una respuesta de ansiedad similar a una picadura. Por tanto, la ansiedad normal y saludable se convierte en miedo paralizante que puede perturbar el funcionamiento diario del individuo con este miedo.

MIEDOS MÁS COMUNES

Ornitofobia

La ornitofobia o el miedo a las aves, hace que quienes la padecen se sientan extremadamente perturbados con las aves. Para algunas personas, ese miedo solo se orienta hacia las aves de rapiña como buitres, halcones y águilas, entre otros. Mientras que en otros casos, incluso las aves domésticas como los loros o periquitos, así como la vista de sus plumas, son suficientes para desencadenar una ansiedad.

Zoofobia

Se sabe que los seres humanos desarrollan un miedo a cualquier cosa y a todo, siendo la zoofobia uno de los miedos más comunes en el mundo. La investigación sobre esta fobia ha demostrado que los humanos tienen una predisposición genética a tener cierto miedo a diversos tipos de animales.  Entre los animales más frecuentes asociados a este tipo de miedo se destacan:  las serpientes, arañas, insectos y otros. De cierta manera, estos estimulan una reacción de asco/miedo en algunos de nosotros.

Hasta cierto punto, este miedo es necesario para la supervivencia de la especie humana. El grado en que los humanos temen a ciertos animales está directamente relacionado con las características del animal, las propiedades que evocan el miedo y su discrepancia con la forma humana.

Algunas encuestas realizadas sobre el miedo a los animales han arrojado resultados interesantes. Estos estudios requirieron principalmente dividir a los animales en 2 categorías, a saber: animales "relevantes para el miedo" y "animales irrelevantes para el miedo". Explicado simplemente, algunos animales pueden considerarse lindos o inofensivos, otros feroces o salvajes y una tercera categoría como "viscosos o repugnantes".

En la mayoría de los países donde se llevó a cabo la encuesta, se observó que la categoría "animales relevantes para la repugnancia" tenía una puntuación de miedo mayor en comparación con los animales de las otras dos categorías. Por lo general, las personas con zoofobia tienden a temer a los animales viscosos, algunos de ellos como:

MIEDOS MÁS COMUNES

  • Lagartijas
  • Ranas
  • Serpientes
  • Arañas
  • Cucarachas
  • Gusanos
  • Ratas
  • Gusanos
  • Polillas

Entomofobia

El miedo a los insectos es uno de los miedos más comunes, este también suele identificarse como acarofobia o como insectofobia. El término entomofobia tiene su origen de la palabra griega entomos, que significa insectos y fobos, que significa pavor o miedo profundo. La acarofobia se deriva del latín Acaro, que significa "ácaros". Básicamente, este miedo incluye una respuesta de disgusto o aversión a los insectos.

Los insectos y los bichos suelen parecer "feos o repugnantes" debido a su forma o colores. Los insectos como las moscas, los mosquitos y las pulgas también están asociados con la propagación de enfermedades e infecciones. En algunos casos, la acarofobia puede consumir gravemente la vida de una persona en eso. Así que uno tiene tanto miedo de los insectos que se niega a salir de la casa para evitar encontrarse con ellos.

En algunos pacientes, la afección da como resultado una parasitosis delirante, una enfermedad mental en la que el paciente siente una sensación constante de "hormigueo, rastreo o excavación similar a los insectos presentes en la piel". En casos graves de entomofobia, se sabe que las personas se automutilan o se rascan intensamente, lo que provoca infecciones cutáneas graves. Algunos presentan un trastorno obsesivo compulsivo en el que pueden limpiar constantemente para repeler los insectos.

Agorafobia

La agorafobia es otro de los miedos más comunes del mundo, esta manifestación de miedo es ciertamente irracional a sufrir un ataque de pánico (o ansiedad) en un sitio del que puede ser difícil escapar. Antes de conocer las causas, los síntomas y el tratamiento de esta fobia, veamos primero algunos mitos asociados con ella y los hechos reales.

  • Miedo a los lugares abiertos o abarrotados: las personas con miedo a los lugares abiertos siempre permanecen confinadas en sus casas. Numerosas personas que padecen agorafobia prefieren los lugares abarrotados que permanecen solos en casa. La mayoría de estos pacientes pueden tener síntomas más leves de agorafobia. Si uno está confinado en su casa durante meses o años, entonces su agorafobia puede clasificarse como extrema.
  • La agorafobia es solo el miedo a los espacios abarrotados: como se mencionó anteriormente, se sabe que algunas personas se asustan ante las multitudes, mientras que otras las prefieren.
  • Miedo a áreas cerradas, no a la agorafobia, solo a la claustrofobia: también se sabe que un gran número de personas con agorafobia presentan miedo a los áreas cerradas, pero también pueden tener otros síntomas de miedo.
  • La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos y los sitios públicos: más que el miedo a estar en un espacio abierto, el individuo tiende a temer un "ataque de síntomas", una avalancha de síntomas y sensaciones que no puede afrontar.
  • La agorafobia es siempre un miedo al ataque de pánico: En la agorafobia, no es solo el "pánico" lo que uno teme, sino varios otros síntomas. Por ejemplo, una persona puede sentir náuseas en un espacio lleno de gente y temer no poder llegar al baño a tiempo para vomitar. Por lo tanto, la víctima podría "aprender a sentir o esperar sentir algo perturbador" en una situación particular y, por lo tanto, tratar de evitar las situaciones tanto como sea posible.

No existe una causa única para el miedo a los lugares abiertos o abarrotados. Los investigadores creen que varios factores físicos y psicológicos pueden ser responsables de esta fobia. En la mayoría de los casos, un "trastorno de pánico" subyacente puede ser responsable de la agorafobia.

Hemofobia

Explicado de manera simple, la hemofobia es el miedo extremo a la sangre, en cierto sentido este provoca una reacción fóbica en el individuo que sufre al ver sangre, que puede ser suya o no. A menudo, existe confusión entre la hemofobia y el miedo a las agujas.

Una persona puede tener miedo de que le extraigan sangre, lo que puede confundirse con tripanofobia (o el miedo extremo a las agujas). De hecho, este es uno de los miedos más comunes y en realidad se clasifica ampliamente como fobia a las lesiones por inyección de sangre.

Brontofobia

Algunas personas disfrutan de condiciones climáticas adversas que consisten en lluvia, relámpagos o truenos. Otros incluso toman grandes riesgos para estudiar los patrones de huracanes y tormentas, mientras que algunos simplemente les encanta experimentar la lluvia de primera mano, de vez en cuando.

Sin embargo, en otros casos, tanto los animales como los humanos pueden desarrollar un miedo extremo a los truenos, relámpagos o tormentas de lluvia.

Extremadamente común en los niños, la mayoría de los casos de miedo excesivo a los truenos o relámpagos disminuyen gradualmente con el paso de los años. Sin embargo, este es uno de los miedos más comunes en adultos ya que muchos de ellos sufren excesivamente de brontofobia, principalmente debido un evento traumático previo asociado con un clima tan adverso.

Claustrofobia

La claustrofobia es un tipo de miedo situacional (a ciertas situaciones) donde un individuo percibe un gran miedo a los sitios pequeños o cerrados. Una persona que sobrelleva la claustrofobia puede tener miedo de ir en elevadores.

También se sabe que muchas personas claustrofóbicas temen estar dentro de túneles, cuevas, minas o aviones. Por lo general, informan haber visto imágenes de estar atrapados o incapaces de escapar de esos lugares y se sabe que hacen todo lo posible para evitarlos.

Escotofobia

Sabemos que muchos niños y adultos sufren de miedo a la oscuridad o fobia nocturna. Es común que los niños tengan un miedo irracional a la oscuridad, su cerebro percibe imágenes espantosas de "lo que sucedería" una vez que se apaguen las luces.

Sin embargo, tampoco es raro ver a adultos que padecen este tipo, ya que es uno de los miedos más comunes. Esta condición puede tener un gran impacto en la vida cotidiana del paciente, principalmente porque el individuo tiende a estar deprimido, ansioso o muy nervioso todo el tiempo.

Las víctimas a menudo se niegan a salir después del anochecer o dormir solos. La familia y los seres queridos también pueden sufrir debido a la escotofobia. Los expertos creen que este miedo generalmente se origina a partir de una experiencia traumática en el pasado.

Acuafobia

Antes de profundizar en la acuafobia, es importante aclarar la disyuntiva entre los términos hidrofobia y acuafobia. Estas dos condiciones no son iguales: hidrofobicidad es el término utilizado para representar el miedo al agua que se desarrolla en una etapa posterior de la ira. La acuafobia, por otro lado, es una fobia social que se define como un miedo persistente, injustificado e irracional al agua.

Son numerosas las personas que sufren de un miedo intenso al agua. Estos habitualmente representan en sus pensamientos imágenes de morir en el agua, ahogarse, el no poder respirar estando en ella o tropiezos con cosas misteriosas e invisibles como: serpientes o tiburones en el agua.

Muchas veces, las personas con acuafobia no son nadadores. Algunos fóbicos no solo le temen a grandes masas de agua, como: el mar, lagos, estanques o ríos, sino que muchos incluso temen el agua corriente o el agua en la cabeza.

Aerofobia

La aerofobia se identifica también como aviofobia, este representa el miedo a planear en helicópteros, aviones y otros medios de transporte aéreos. En algunos pacientes, la aerofobia puede estar presente junto con otros miedos o fobias como claustrofobia (miedo a lugares cerrados y confinados) o acrofobia (miedo a las alturas), entre otros. De acuerdo a investigaciones, se conoce que casi el 25% de los viajeros aéreos padecen esta fobia, por lo que lo destaca como uno de los miedos más comunes.

Volar es una necesidad para muchas personas hoy en día, especialmente debido a sus profesiones. A medida que el mundo moderno se acerca cada vez más gracias a la tecnología y las comunicaciones, volar se ha vuelto inevitable. Pero, son muchas las personas que sienten una leve ansiedad antes de los vuelos.

Sin embargo, en el caso de aerofobia, la ansiedad adquiere un giro más serio. Estas personas comienzan a evadir las vacaciones familiares o posponen reuniones de negocios que incluyen vuelos. Esto a menudo puede tener efectos devastadores en la carrera y la vida personal de una persona.

Acrofobia

El miedo a las alturas o acrofobia es un trastorno de ansiedad debilitante que afecta a casi 1 de cada 20 adultos. La palabra tiene su origen en la palabra griega "Acron" que significa alturas y "phobos" que significa miedo. Las personas que tienen miedo a las alturas generalmente evaden los edificios altos, las ruedas de la fortuna en parque de diversiones, las montañas rusas, esquiar, pararse en colinas altas o balcones.

La acrofobia habitualmente afecta las actividades recreativas que se pueden disfrutar. Sin embargo, en algunos casos extremos, la fobia puede afectar el día a día de la persona.

Por ejemplo: conducir en puentes puede liberar ataques de pánico o mareos, o las personas que viven o trabajan en grandes ciudades pueden tener dificultades para asistir a reuniones en los pisos superiores de un edificio o pueden experimentar mareos en escaleras mecánicas, ascensores de vidrio, barandillas y escaleras, entre otros.

Carcinofobia

La carcinofobia, o miedo al cáncer, es una fobia muy verídica e incómoda que inquieta a las personas (inclusive a los amigos y familiares de las personas) a las que se les ha precisado la enfermedad mortal. La ocurrencia de carcinofobia es ahora menor que hace unas décadas cuando el conocimiento sobre el cáncer y su tratamiento era bastante limitado. Sin embargo, se sabe que muchos hombres y mujeres de todo el mundo sobrellevan formas extremas de esta fobia a la ansiedad social.

Muchos de nosotros tememos a las enfermedades mortales que prevalecen hoy en día, especialmente aquellas como el cáncer. En la mayoría de los casos, sin embargo, ese miedo es racional e incluso normal hasta cierto punto.

Pero en las personas con un miedo extremo al cáncer, la afección las lleva a un estado de pánico perpetuo que puede afectar su funcionamiento o actividades diarias. La carcinofobia también puede conducir a la agorafobia, donde la persona se niega a salir de su hogar por temor a contraer cáncer.

Tanatofobia

El pensamiento extremo y a menudo inconcebible a la muerte conduce a este miedo conocido como tanatofobia, que de forma general  es uno de los miedos más comunes entre los humanos. Los casos muy graves de tanatofobia usualmente afectan negativamente el funcionamiento diario del individuo que padece esta afección. Del que niega a salir de casa debido a este miedo.

Además, de hablar o pensar en la muerte (o lo que se esconde después de la muerte) puede generar ataques de pánico en los pacientes. La tanatofobia también se conoce por varios otros nombres como:

  • Miedo a ser sepultado o enterrado
  • Miedo a morir
  • Miedo a la cremación
  • Tantofobia
  • Miedo a lo desconocido

Como es el caso de varios otros tipos de miedos y fobias, el miedo a la muerte también es el resultado de eventos externos (pasado traumático) o la internalización/predisposición de conceptos extremos sobre la muerte. De niños, aprendemos que la muerte es inevitable y no predecible. Pero este conocimiento puede paralizar o abrumar a la persona que se enfrenta a la tanatofobia.

Glosofobia

El miedo a hablar en público o al miedo escénico. Diversas personas experimentan cierto grado de ansiedad en el escenario antes de hablar/actuar en eventos. Sin embargo, la mayoría logra superarlo sin importar cuán desagradable pueda encontrarlo.

Pero, en caso de glosofobia extrema, las personas simplemente se congelan ante su audiencia. Es posible que no puedan hablar. Es posible que descubran que se les seca la boca o que comienzan a sudar, a temblar o a experimentar palpitaciones aceleradas. No hace falta decir que la glosofobia puede conducir a situaciones muy embarazosas, por eso lo catalogamos como uno de los miedos más comunes.

Las personas con miedo a hablar en público tratan de evitar estas situaciones por completo. Los empresarios pueden experimentar contratiempos profesionales debido a su incapacidad para realizar presentaciones. Los miembros de la familia o amigos a los que se les solicite que pronuncien discursos en bodas, cumpleaños, etc; pueden rechazarlos debido a su glosofobia.

La glosofobia también puede aparecer repentinamente en actores y músicos experimentados que pueden comenzar a encontrar difíciles los conciertos. Los pilotos y la tripulación de cabina pueden abstenerse de hacer anuncios.

Veofobia

La veofobia o el miedo a conducir pueden afectar la vida diaria, especialmente porque la mayoría de nosotros dependemos de esta actividad para ejecutar ciertas actividades. De cierta forma, este puede afectar a la personas hasta el punto de que se niega a ir de compras, visitar a un médico o incluso conducir al trabajo.

Las personas con un miedo extremo a conducir prefieren el transporte público o solicitan a sus amigos o familiares que los conduzcan cada vez. Esto está bien, siempre que estas opciones estén disponibles a su disposición.

Sin embargo, este podría no ser el caso que siempre afecte negativamente la educación, el trabajo y otras actividades del individuo. Existen diversos grados de veofobia. Algunas personas solo están ansiosas por conducir en carreteras o ciertas rutas temidas. Algunos no pueden aprobar sus exámenes de manejo o adquirir una licencia.

Algunos pueden tener permisos de conducir válidos, pero representan un peligro para ellos mismos y para otros conductores. Creen que pueden tener un ataque de pánico mientras conducen y congelarse hasta el punto de que no pueden aplicar los frenos o cambiar de marcha, etc. En casos extremos, una persona puede incluso estar aterrorizada de ser un pasajero en el vehículo.

Tripofobia

El miedo a los agujeros o tripofobia, es un miedo irracional y constante a los agujeros, generalmente no a los enormes, sino a los diminutos agujeros que se ven dentro de grupos asimétricos. Es un tipo de fobia bastante inusual, aunque es uno de los miedos más comunes en el que los pacientes informan haber tenido una reacción adversa a las imágenes de agujeros u objetos con agujeros.

 Escelerofobia

La escelerofobia es el miedo a los ladrones, a los malos o al crimen en general. La palabra escelerofobia se deriva del latín, "scelero" que significa "maldad o crimen" y "phobos" que significa "pavor o miedo profundo". El temor a la delincuencia es un problema común y frecuente en la sociedad moderna.

El nivel o la extensión del miedo al delito depende de varios factores como la edad, el sexo, las experiencias pasadas, etc. Otros factores, como el barrio donde se vive, la etnia y más; pueden influir en el nivel de miedo.

Este miedo puede resultar normal hasta cierto punto, ya que de cierta forma se vincula con la seguridad y el bienestar propio. Sin embargo, en la escelerofobia extrema, muchas cosas "normales" pueden representar una dificultad para el individuo que lo siente. Por ejemplo, uno podría hacer todo lo posible para prevenir el crimen (como cerrar la casa con llave o revisar y volver a chequear las cerraduras constantemente, hasta el punto de que se convierta en una obsesión).

En consecuencia, muchos se niegan a salir de su casa después del anochecer o viajar a lugares solitarios por temor a ser atacados o robados. Este miedo conduce a una fatiga constante, ya que les hace creer a las personas que necesitan estar atentos todo el tiempo.

Coulrofobia

La palabra coulrofobia significa un miedo constante y absurdo a los payasos. Es posible que se origine en el griego Kolon, que representa zancos que es un objeto que suelen usar los payasos. La palabra payaso podría incluso tener su origen en Cloyne, Clod o Colonus: un campesino rústico, granjero, patán o alguien que carece de sentido común.

Los individuos colofóbicos informan sentirse "conmovidos y traumatizados" al ver o incluso el mero pensamiento de payasos. Un estudio realizado por un hospital en el Reino Unido mostró que decorar una sala infantil con imágenes de payasos en realidad resultó contraproducente cuando más de 250 niños (en los grupos de edad de 4 a 16) informaron que no les gustaban las imágenes.

No son solo los niños los que sufren este miedo, muchas personas que padecen este trastorno de ansiedad específico son adultos de mediana edad. Medios de comunicación, novelas (la novela y la película del mismo nombre de Stephen King sobre PennyWise the Dancing Clown) aterrorizaron a muchos adultos que incluso recurrieron a usar camisetas que decían "No puedo dormir, los payasos me comerán vivo".

Este tipo de representaciones sobre los payasos, ha contribuido a que este sea uno de los miedos más comunes en los humanos.

Por lo tanto, PennyWise probablemente le hizo a la gente lo que Jaws hizo para nadar en el océano y Psycho de Hitchcock para las duchas. Se cree que la idea de King en IT podría haberse originado en el miedo de toda la vida del autor a los payasos.

¿Cómo superar los miedos más comunes?: Tratamiento

La exposición repetida a situaciones similares conduce a la familiaridad, lo que puede reducir drásticamente tanto la respuesta al miedo. Este enfoque forma la base de algunos tratamientos de fobia, que dependen de minimizar lentamente la respuesta al miedo haciéndola sentir familiar.

Los tratamientos para la fobia que se basan en la psicología del miedo tienden a centrarse en técnicas como la desensibilización sistemática y las inundaciones. Ambas técnicas funcionan en las respuestas fisiológicas y psicológicas de su cuerpo para minimizar el miedo.

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática lo lleva paso a paso a través de una serie de situaciones de exposición. Por ejemplo, si le tienes miedo a las serpientes, puedes tener la primera sesión con tu terapeuta y hablar sobre las serpientes.

Lentamente, durante las sesiones posteriores, su terapeuta lo guiaría a través de la observación de imágenes de serpientes, jugando con serpientes de juguete y finalmente manipulando una serpiente viva. Esto suele ir acompañado de aprender y aplicar nuevas técnicas de afrontamiento para gestionar la respuesta al miedo.

Inundación

Este es un tipo de técnica de exposición que puede tener bastante éxito. La inundación es basada en la premisa de que tu fobia es un comportamiento aprendido y necesitas desaprenderlo. Con las inundaciones, queda expuesto a una gran cantidad del objeto temido o expuesto a una situación temida durante un período prolongado en un entorno seguro y controlado hasta que el miedo disminuye. Por ejemplo, si le tienes miedo a los aviones, subirías en uno de todos modos.

El punto es llevarlo más allá de la ansiedad abrumadora y el pánico potencial a un lugar, en el que tenga que enfrentar su miedo y finalmente darse cuenta de que está bien. Esto puede ayudar a reforzar una reacción positiva (no estás en peligro) con un evento temido (estar en el cielo en un avión) y, en última instancia, superar algunos de los miedos más comunes.

Si bien estos tratamientos pueden ser altamente efectivos, es importante que estos enfoques de confrontación se emprendan solo con la guía de un profesional de salud mental capacitado. También hay pasos adicionales que puede tomar para ayudar a sobrellevar el miedo en la vida cotidiana. Estas estrategias se centran en controlar los efectos físicos, emocionales y conductuales del miedo. Algunas cosas que puede hacer incluyen:

  • Obtener un apoyo social: tener personas que lo apoyen en su vida puede ayudarlo a manejar sus sentimientos de miedo.

  • Practicar la atención plena: si bien no siempre puede prevenir ciertas emociones, ser consciente puede ayudarlo a manejarlas y reemplazar los pensamientos negativos por otros más útiles.
  • Utilizar técnicas de manejo del estrés: para ello puedes usar herramientas como la respiración profunda, la relajación muscular gradual y la visualización.
  • Cuidar su salud: coma bien, haga ejercicio con regularidad y duerma lo suficiente cada noche.

Conclusión

El miedo es una emoción humana importante que puede ayudar a protegerte del peligro y prepararte para actuar, pero también puede provocar sentimientos de ansiedad más duraderos. Encontrar formas de controlar su miedo puede ayudarlo a sobrellevar mejor estos sentimientos y evitar que la ansiedad se apodere de usted.

Si te pareció interesante este artículo sobre los miedos más comunes, te invitamos a disfrutar de estos otros:

¿Te ha resultado útil este post?
(Visited 79 times, 1 visits today)

Si quieres conocer más artículos parecidos a Descubre ¿Cuáles son los miedos más comunes? puedes visitar nuestra portada y ver lo más reciente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies