¿Cómo descubrir si estás obsesionado por una mujer?

Índice
  1. ¿Cómo Saber Si Se Está Obsesionado Por Una Mujer?
    1. Señales más comunes

Sabemos que, gracias a las nuevas tecnologías con la que contamos todos actualmente, es bastante común que se generen dependencias emocionales muy poco saludables en personas. Por ello, si llegaste a este artículo queriendo saber si estás Obsesionado Por Una Mujer, has elegido de la manera correcta. ¡Quédate y aquí te diremos cómo descubrirlo!

OBSESIONADO POR UNA MUJER

¿Cómo Saber Si Se Está Obsesionado Por Una Mujer?

Antes de indagar a fondo en cuáles son los signos que presenta una persona con amor obsesivo, debemos definir un concepto muy importante relacionado con el tema, este es la limerencia. Por tal motivo, procederemos a tratarlo.

Cuando se habla de limerencia, se hace alusión a un estado mental involuntario que resulta de la atracción romántica por parte de una persona hacia otra. Dicho estado mental, básicamente se trata de una combinación entre una necesidad imperiosa de demostrar afecto y el sentimiento obsesivo de ser correspondido del mismo modo.

Es decir, que esta se da cuando alguien tiene la urgencia de que, a quien ama insanamente, le procure corresponder de igual forma. Hoy en día, un sinfín de especialistas en la materia lo catalogan como un Trastorno obsesivo-compulsivo con enfoque hacia el amor.

Quienes padecen de limerencia presentan pensamientos bastante recurrentes con su amado y, tal afán de querer ser amado por el otro, le genera un malestar significativo en su cotidianidad. Todos los pensamientos, sentimientos y conductas obsesivas, sin que querer lo conducen a poner en práctica comportamientos compulsivos e invasivos en la búsqueda de la tan anhelada reciprocidad.

Aunado a ello, manifiestan un gran temor al rechazo e idealizan inmensamente a la persona de la que están “enamoradas”. Lo colocamos entre comillas porque la limerencia podría considerarse en muchos casos como el estar locamente enamorado.

Sólo que incluyendo pensamientos involuntarios que, a la larga, pudiesen ocasionar en el individuo afectado una intensa alegría o, al contrario, fuertes sentimientos de desesperación, tristeza y una sensación de angustia al no ser mutuo el amor.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

Cabe destacar que la obsesión puede darse entre personas que se conocen y han mantenido algún tipo de contacto físico, o también que es muy frecuente, entre personas que no se han visto nunca y no han compartido ninguna charla, salida o incluso, un saludo.

De allí proviene la creencia de que, para una persona que experimenta limerencia, los encuentros sexuales no son necesarios, ni mucho menos imprescindibles. Pese a que para la gran mayoría de la población la emoción del estar enamorado es una experiencia completamente positiva, en este caso es un gran detonante para la aparición de un trastorno de ansiedad en el individuo.

Por consiguiente, el creciente amor tiende habitualmente a llevar a la persona a tener una notable y excesiva preocupación por el bienestar del otro, lo que provoca un déficit de atención incapacitante en sus prioridades vitales. En ninguno de los casos, esto podría considerarse como un padecimiento positivo.

Señales más comunes

Todos sabemos que, cuando una persona está enamorada, puede llegar a hacer una infinidad de locuras por su amado e inclusive, tomar decisiones que en su vida se hubiese imaginado tomar. Un ejemplo de ello podría ser cuando alguien se muda hasta otro país para estar más cerca de su ser querido, o dedican gran parte de su día y dinero para pasar más tiempo juntos.

Sin embargo, estos son casos en los que la situación es catalogada como un poco más normal, puesto que a menudo lo observamos en nuestro alrededor. Por tal motivo, es importante recalcar que la obsesión por una persona se manifiesta de muchas formas diferentes, cada una de ellas asociadas a un conjunto de síntomas cognitivos y emocionales en específico.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

A continuación, desarrollaremos puntualmente cuáles son las principales señales que demuestran que una persona que está experimentando una obsesión y no un amor sano. Presta atención a los síntomas que mencionaremos, en vista de que, si te sientes identificado al menos con uno o varios de ellos, es un gran indicador de que algo más está sucediendo contigo. Estos son los siguientes:

Todo el tiempo se está pensando en la otra persona

Aunque en el proceso de enamoramiento del ser humano, es bastante común que muchas de las cosas que se ven en el día a día se asocien con la persona amada, en los casos en los que alguien siente una obsesión insana por otro, dichas asociaciones entre el estímulo y el recuerdo son muchísimo más excéntricas.

El recuerdo o, mejor dicho, la recreación constante de imágenes de por quién se está sintiendo la atracción, sin pensarlo producen que, al momento de establecer relaciones entre lo que se ve y las imágenes creadas, prácticamente todo nos recuerde al otro. Por ende, la vida cotidiana gira entorno a alguien más, cuando no debería de ser así.

Esto debido a que pasamos gran parte de nuestro día pensando en la persona a la que amamos, a un punto en que nos empezamos a olvidar de nosotros mismos, de nuestros intereses e incluso de algunas de nuestras necesidades básicas, como comer, dormir o ducharnos.

En ocasiones, este comportamiento obsesivo influye en el trabajo, la escuela y en las actividades de esparcimiento, en donde impide una concentración óptima en lo que se está haciendo. Con el tiempo, se van olvidando con bastante frecuencia cosas que son realmente importantes y que se tienen pendientes, por el simple hecho de que esa persona ocupa todos y cada uno de nuestros pensamientos.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

No obstante, a menudo estos sentimientos de preocupación no surgen desde un punto de vista en el que se tiene miedo de que le pase algo a su integridad física, sino más bien se centran en el temor que genera el imaginar que en algún momento el otro puede conocer a alguien más en su rutina y alejarse sin mirar atrás.

Por ello, se planea con suma esmero el próximo encuentro, se piensa en que podría estar haciendo en el momento en el que no se está junto, como se sentaría si estuvieran compartiendo un momento ameno, entre otras muchas conductas que solamente producen tensión y estrés.

Se tiene un deseo incesante de estar siempre cerca

Como ya se mencionó en el apartado anterior, es muy normal que en esta clase de situaciones aparezca un deseo incesante de estar siempre juntos o al menos cerca. Sin embargo, esto no significa que quien siente obsesión por otra persona, necesariamente quiera llamar su atención en todo momento.

En este aspecto influirá mucho que tipo de personalidad se tiene y el nivel de autoestima con el que se cuenta. Por ejemplo, alguien que no tenga suficiente valoración de sí mismo, lo más probable es que sienta miedo de exponer todas sus imperfecciones ante el sujeto por el que se siente atraído.

Pese a ello, en la gran mayoría de los casos, a raíz de esas ganas intensas de estar cerca de ella, la situación rápidamente puede provocar que la intimidad de quien está generando la atracción se vea gravemente comprometida, pues al tener a alguien que la observa y persigue, tanto física como virtualmente, en cualquier momento el acechante pudiese reaccionar ante posibles respuestas.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

En los casos más extremos de obsesión, el acoso no tarda en incorporarse en el panorama, razón por la cual la persona que está siendo perseguida, podría encontrarse en peligro, ya que alguien ajeno a ella se está entrometiendo demasiado en su vida e inclusive, en cualquier momento puede llegar a recibir ataques físicos.

Indiferentemente si esto ocurre o no, se trata de un desgaste significativo en la calidad de vida de la víctima que, sin lugar a dudas, se genera desde un primer momento. Por lo tanto, es importante tomarnos un tiempo e intentar que cada uno tenga su propio espacio.

La individualidad pasó a un segundo plano

En relación a lo anterior, como consecuencia de esas ganas de querer pasar tanto tiempo juntos, poco a poco la individualidad pasa a un segundo plano o se olvida por completo en el peor de los casos. Por ello, es fundamental hacer una introspección periódica acerca de cómo se está llevando a cabo el nexo.

En ella se debe analizar si se ha llegado a un punto en el que ya no se habla tanto con otras personas, ni se visitan a familiares y amigos, puesto que la mayor parte del día se dedica a pasarlo con esa persona. Cuando dentro de nuestras preocupaciones no hay cabida para nada, ni nadie más, a menos que se trate de ella, debemos alarmarnos.

Pese a que en ese momento lo único que preocupa es el estar bien con ella, porque creemos que es la única razón en la vida para ser feliz, se debe tener en consideración que todas las cosas tienen un fin y que, si llegará a pasar el día en que por cualquier motivo la pareja se disuelve, nuestro mundo se vendría abajo por estar tan obsesionados con la relación.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

En este sentido, es crucial dejar bien en claro que no se puede por ninguna razón permitir que la obsesión nos nuble la vista y que nuestra vida se centre en alguien más. Si eras una persona que disfrutaba mucho conocer nuevos lugares y relacionarse con los demás, retómalo.

Deja de esconderte de la gente, y ese interés tan grande que antes tenías por una infinidad de cosas, regresará cuando menos te lo esperes. Cada uno de tus planes y objetivos debe estar enfocado en ti mismo, no en otra persona, aun y cuando el sentimiento sea recíproco.

Pasas día y noche pendiente de todo lo que hace

Otro claro signo de que existe una obsesión incontrolable, es cuando se está al pendiente de todo lo que hace la otra persona, espiándola frecuentemente por todos los medios habidos y por haber, no sólo por los medios tradicionales.

Aclaramos esto, porque no nos estamos refiriendo precisamente al ponerse al acecho justo enfrente de su casa, sino también el utilizar a las redes sociales como un método de vigilancia. Se hace uso de ellas para investigar o tener pistas acerca de donde se hallará en ciertos momentos, con quien andará, qué estará haciendo, etcétera.

Al pasar tanto tiempo mirando si se está o no conectada en alguna de las redes, vigilando sus contactos, pensando si habrá conocido a otra persona, es más que obvio que te has convertido en un auténtico detective que necesita de ayuda profesional para evitar obsesionarte aún más de lo que ya estás.

Si ya eres un detective privado que tiene entre ceja y ceja como única prioridad el estar informado de cualquier movimiento que hace tu amada, planeando nuevas e ingeniosas formas de hacerlo, y sueles revisarle su móvil, leyendo cada uno de sus mensajes, revisando todas sus fotos, entre otras cosas indebidas, tomate un descanso de ello y plantéate nuevos horizontes.

Sientes inseguridad de ti mismo cada vez más

Cuando con el paso del tiempo notas que la seguridad que en algún momento tuviste desapareció por completo o disminuyó considerablemente desde que se conocieron, ten por seguro que la obsesión que tienes por la mujer es más que evidente.

Si en un pasado te considerabas una persona de alta autoestima, mucho más independiente y alegre, y sentías que tu felicidad no dependía de nada ni de nadie y, por ahora, es todo lo contrario. Preocúpate y détente en seco.

Olvídate de que sin esa persona la vida no tiene sentido, aunque te sientas muy bien estando solamente a su lado, recuerda también que esto te genera dependencia y, por consiguiente, te sentirás muy intranquilo cuando estén separados con la desagradable sensación de que más nunca regresará.

Evita enfocarte única y exclusivamente en esa persona, pues, a partir de eso, podrás darte cuenta que has empezado a dejar a un lado todo lo que te gustaba hacer y que ya no disfrutas de compartir con familiares y amigos como antes. En comparación con años atrás, sientes una mayor vulnerabilidad y dependencia.

En ocasiones, la obsesión también trae consigo el temor a emprender nuevos proyectos o el plantearse objetivos a corto, mediano y largo plazo, de modo que es común sentirse incapaz de lograrlos y vigilar al otro al mismo tiempo.

En líneas generales, el estar al pendiente de esa persona tantas horas al día, más que contribuir a que te conviertas en un excelente ser humano y sentirte más pleno y seguro contigo mismo, lo que ocasiona es que estés infeliz y más aferrado a ella.

La frustración y el estrés es el pan de cada día

Como ya te pudiste haber dado cuenta, los sentimientos de frustración y estrés son constantes y realmente implacables. Por lo general, quien se encuentra en esta situación, sufre mucho por sus altas expectativas de estar con un individuo perfecto que, a menudo, no se cumplen.

Esto en gran parte se debe a que, en la mayoría de las oportunidades, el sujeto que está siendo participe de esta dinámica emocional precisa de un grado de implicación en la relación, que muy pocas personas están realmente dispuestas a ofrecer. Cabe resaltar que esto es en todas clases de relaciones interpersonales, no sólo en las amorosas.

En consecuencia, la situación lo hace sentir un alto nivel de angustia y, en ocasiones, no tanto por si la otra persona llega a acceder a relacionarse con él en un futuro, sino más bien por el presente, ya que toda situación se percibe como una etapa de estancamiento total.

Por una parte, todo lo que verdaderamente importa es el estar con esa persona, ya sea de manera feliz o infeliz. Por la otra, nunca se considerará que el proyecto de relación progresa demasiado o va viento en popa. Es allí donde se halla la diferencia entre los pensamientos de amor real y los obsesivos, en que los primeros producen bienestar, mientras que los otros todo lo contrario.

A diario te preguntas miles de cosas, como si esa persona te querrá en algún momento tanto como tú la quieres a ella, si te llegara a dejar por otra persona apenas llegue la hora, o que si ya está harta de ti y cómo tendrás que buscar la manera correcta de enmendarlo. Todas las ideas que pasan por tu mente te generan un gran malestar que por nada puedes calmar.

Las fantasías de que todo estará mejor son frecuentes

Tal y como ya lo mencionamos, es bastante común que la obsesión tienda a conllevar a la aparición de la frustración. Por lo tanto, también es sumamente normal que en estos casos se fantasee frecuentemente con una realidad alternativa en la que la relación con quien se está obsesionado vaya cada vez mejor y progresando.

Debido a que dichas fantasías son muy recurrentes, estas no sólo surgen al conciliar el sueño, sino también en muchos momentos de ocio en los que no se tiene la mente ocupada haciendo algo importante. Por ello, es vital mantenerse ocupado y alejarse de los pensamientos obsesivos.

A menudo es imposible dormir tranquilo

Por último, y el más importante de todos los signos, es el insomnio. Y sí, a pesar de que a muchos no se les pasará por la cabeza, el sueño es otro de los aspectos relacionados con la obsesión. Al igual que como sucede en ocasiones con las personas enamoradas, los hombres que presentan este problema tienden a dormir mucho menos durante la noche.

Esto es una consecuencia del elevado grado de excitación que les provoca el estar pensando constantemente en su persona amada. Se acuestan imaginando cómo, cuándo y dónde será su próximo encuentro, lo mucho que aman a esa persona o crean historias ficticias acerca de cómo sería su vida si viviesen juntos para siempre.

En el caso de dos personas enamoradas, cuyo amor es amor saludable, esto podría catalogarse hasta cierto punto como una situación normal y típica que se da con regularidad en esta etapa de la vida de un ser humano, sobre todo al inicio de la relación o cuando apenas se está estableciendo una conexión.

En cambio, cuando se trata de una situación en la que se pasan días, semanas y meses sin poder dormir adecuadamente, si estaríamos hablando, sin lugar a dudas, de una obsesión. Todas las preocupaciones que se tienen ocasionan que cada vez se duerma menos horas, y se esté más aletargado en la cotidianidad.

OBSESIONADO POR UNA MUJER

Aunado a ello, los pensamientos que antes resultaban más positivos y estaban centrados en la historia de amor perfecta que vemos en las películas, ahora son negativos y sumamente desastrosos, pues siempre se tiene el temor de pensar que la otra persona podría abandonarnos en cualquier momento.

Si este artículo fue de tu agrado, no te vayas sin antes leer:

¿Te ha resultado útil este post?
(Visited 23 times, 1 visits today)

Si quieres conocer más artículos parecidos a ¿Cómo descubrir si estás obsesionado por una mujer? puedes visitar nuestra portada y ver lo más reciente.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestra web. Política de Cookies